El mismo destino

La soledad me llena, el silencio en las calles, la lejanía de lo conocido y la tranquilidad en camino hacia lo desconocido. Caminando por la vida con sentido, viviendo en harmonía con los pensamientos y lo vivido, dejando atrás el pasado y mirando el horizonte que es tan amplio y tan extraño, a la vez tan claro y tan pasivo. No veo dolor, no veo temor, solo veo lo que tengo a mi alrededor, veo mis manos en el volante, los edificios que adornan mi paisaje, estructuras creadas por manos humanas, nacidas de la imaginación de un soñador. Me entrego al momento y ya no tengo miedo, me muevo por la ciudad como una gaviota que conoce su sendero, a la izquierda tengo el sol que me acompaña a donde vaya, a la derecha otros automóviles que no sé hacia donde vayan, todos en sincronía con lo desconocido, todos en camino a lo prometido, como hormigas que se mueven en patrones, algunos nos movemos en paz y otros en agonía pero a la vez todos moviéndonos hacia el mismo destino.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: