Más que las Palabras

Entre olas de recuerdos y cuentos me encuentro. Caminando por pasillos que alguna vez pensé haber conocido, dándome cuenta de todo lo que me había pérdido. Que nunca realmente miré las paredes ni las decoraciones con tanta “extrañez”, por así decirlo. Que todo me parece familiar y a la vez desconocido, ¿en dónde me abré metido? Aceptando mis historias que a la vez se me hacen tan difícil de tragar y no sé si debo huir o escapar, por montes o por mares que más dá. Me dan ganas de salir corriendo aveces, pues, mis fantasmas me acosan gran parte del tiempo y siento que lucho contra ellos mientras pierdo mi tiempo. Aceptar lo que tengo ante mis ojos es un reto y a la vez una oportunidad de liberarme de lo que antes huía. ¿Para que irme corriendo lejos?… si no importa que tan lejos me vaya, me perseguirán siempre en mi reflejo. ¿Qué puedo hacer?… si por más que intento, parecería que vuelvo siempre al comienzo, como un ciclo rutinario que aveces se alarga y de momentos me lleva al mismo abismo que tanto temo. Tendré que pasearme por aquí en silencio, contemplando mi alrededor y aceptándolo porque tengo que hacerlo. Simplemente estar y vivir. Sonará extraño todo esto pero existen días que me confundo tanto que siento que solo vivo haciendo nudos por donde sea que me paseo. Me eh creído tantos cuentos ya, que eh vivido mucho tiempo brincando de uno en uno, sin estar atenta a lo que eh estado creando en este espacio-tiempo. Eh estado muchos años ya buscando una respuesta, y durante todo ese tiempo nunca busqué adentro, pues, le eh temido tanto a mi interior que lo cerré y me concentré en lo externo, en todo tipo de cuento que me de paz y alivio aunque sea por momentos. Se me ha hecho difícil darme cuenta que realmente nunca eh tenido una conversación lo bastante Real para entablecer una conexión , es duro ver que todo lo que creías que era tu vida, no es más que cuentos y que las personas a tu alrededor valen más y son más del personaje que pensabas que representaban en tu vida. Es duro salir del caparazón cuando no sabes como empezar, cuando el exterior se ve desconocido y tu viejo “yo” quiere manipular a su manera todas las situaciones. Sin embargo, es revelador cuando te das cuenta que has estado viviendo en automático y ahora puedes tener control de ti. De que puedes elegir como actuar, y aprender de cada situación. Es un largo pero a la vez corto viaje en esta vida, en ocasiones es confusa y en otras mágica.
Sigo trabajando lentamente en este proceso y no voy a mentir, aveces siento que pierdo los caballos corriendo detrás de otros y no concentrándome en mi propio cuerpo; en que puedo hablar y llevar intención a cada momento que tome acción. Intento ayudarme lo más que puedo aunque en ocaciones se me haga tan difícil sobre llevar todo esto, solo quiero soltar las piedras y descansar mientras miro las estrellas y en ellas me encuentro. Son las piedras de historias que me creo o me creí alguna vez, y aunque ya las puedo ver, se me hace difícil soltarlas. Cuando aparecen viejos fantasmas, intento atacarlos con estas piedras, pero, por más que trate, se quedan. Entonces no me queda más que simplemente observar esos fantasmas y ver que es lo que son en realidad, de donde salieron y que me vienen a enseñar. Aveces es doloroso, la mayoría de las veces me siento sola aunque tenga a todos mis “conocidos” a mi alrededor, y es triste porque sé que es solo otra pierda que cargo que no me dejá ver la realidad. Entonces me aislo mucho de todos porque no sé que es real y que no lo es. Solo quiero ejecutar mi acción acompañada con intención y mucho amor desde un lugar claro para alumbrar todo mi paisaje. Y esto me hace llegar a la conclusión de que debo aceptar todas mis piedras y que son solo eso, piedras. Y que mis fantasmas son maestros que me enseñan a crecer y a salir de mi egoísmo el cual es la versión de mí que me ha enseñado tanto sobre como sentirme en la cima y luego sentir dolor por ambiciones y deseos que adquirí de un sistema que no es mío.
No sé como debo ser, me cansé de perseguir cuentos que no son míos. Ya lo entendí y en parte me asusta y a la vez me libera. Me siento en una página en blanco donde puedo escribir lo que quiera y a la misma vez no se me ocurre nada, y ahí estoy.. flotando en la nada, descubriendo que las acciones dicen más que las palabras.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: