“Hoy es el día”

Él se fue ese día. Dejándola sola, como ella ya sabía que pasaría. Ninguno de los dos quería abandonar el camino del otro, pero mientras más juntos estaban, más el destino los separaba. El tiempo pasaba y la situación cada vez se apretaba más, se sentía como el oxígeno en la habitación ya no daba para llenar sus pulmones de vida. Se sentía como el frío de afuera se apoderaba de su habitación y las ambiciones de uno, eran las perdiciones del otro. Dos mundos contradecidos. Dos mundos que la fuerza del amor y del dolor, llevaron a que estuvieran juntos. Ellos ya conocían lo que pasaría y aún así se mantuvieron juntos, hasta ese día. Ese día que él cogió su abrigo, un bulto y unos papeles, camino hacia la puerta y le dijo “hoy es el día”, ella que intentaba no llorar, se levantó y se acercó, abrio sus suaves labios y dijo: “sé que llegarás lejos, tan lejos que ni yo te podré alcanzar, pero si un día te acuerdas de mí, y te dá con volverme a buscar, no dudes hacerlo, porque yo nunca te dejaré de amar”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: